Menú principal

Viernes, 21 Julio 2017

Follow us

Índice de Competitividad en Viajes y Turismo 2017: República Dominicana en el contexto del turismo mundial 

Autores: Juan Rojas y Paula Mella Bonilla
 
Fecha: 27 de abril del 2017
 

Introducción

Durante las últimas décadas, el turismo se ha consolidado en el país como uno de los sectores económicos de mayor importancia, tanto en la generación de empleos, ingresos y divisas, como en el encadenamiento de procesos productivos y en el incremento de la demanda de bienes intermedios producidos en el país.

Durante los últimos 6 años (2010-2016), el turismo ha aportado el 79% de las exportaciones de servicios de las República Dominicana. En adición, durante los últimos 10 años, el número de habitaciones hoteleras se incrementaron en 18%, un indicador aproximado de la inversión en infraestructura del sector, mientras que el empleo total (directo e indirecto) creció en 67.4%. El turismo también es uno de los sectores mayores generadores de divisas, promoviendo ingresos en moneda extranjera al país.

A pesar del buen desempeño del sector durante las últimas décadas, es importante plantearse: ¿En qué situación se encuentra el sector turístico nacional respecto al mundo y la región, más particularmente, en El Caribe?, ¿En qué podemos seguir mejorando?, ¿Cuáles factores podría estar incidiendo negativamente en el desarrollo del sector? En este sentido, el Informe de Competitividad de Viajes y Turismo 2017, del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), proporciona información pertinente para el análisis y comparación del estado de la industria turística nacional respecto al mundo y los elementos que inciden sobre su competitividad, así como orientar en el diseño de políticas públicas destinadas a impulsar el sector. 

 

Importancia del sector turístico en la economía dominicana

El sector turístico toma importancia desde principios de los años 70. Es en este período se promulga la Ley Orgánica No. 541 de Turismo de la República Dominicana, que buscaba regular y facilitar las actividades del sector, para acelerar el crecimiento y desarrollo del mismo.

Desde ese período, el turismo ha representado un importante aporte en términos de divisas, empleos y valor agregado para el Producto Interno Bruto (PIB), así como también un incremento en los esfuerzos públicos para incentivar la inversión en el sector, reflejado en el aumento del gasto dedicado al turismo por el sector público.

En términos de infraestructura, el número de habitaciones de hoteles viene creciendo desde mediados de los años 80. De 5,394 habitaciones existentes en 1980 ahora existen 74,981, es decir, un crecimiento promedio ponderado anual de 7.8%. Los altos niveles relativos de ocupación hotelera del país, han determinado la creciente inversión en habitaciones. Históricamente, esta tasa fue de 68.9% durante los últimos 36 años. Es importante destacar el incremento sostenido experimentado por la ocupación a partir del 2010, luego de haber disminuido en 2008 y 2009, presumiblemente por la crisis financiera global. Durante el 2016, la ocupación hotelera alcanzó el 78%, indicando un uso intensivo de la infraestructura del sector.

La alta tasa de ocupación también se traduce en un incremento de los ingresos monetarios del sector y en mayor actividad económica en general, en la medida que amplía los encadenamientos productivos. En los últimos 36 años, los ingresos por turismo se incrementaron a razón de 10.7% cada año, en promedio. Sin embargo, el crecimiento fue de 5.6% anual, durante los últimos 10 años. Para 2016, los ingresos por turismo ascendieron a US$6,723.3 millones.

El sector no solo ha contribuido en la generación de mayores ingresos y divisas sino también en la generación de empleos. Los empleos directos del sector se incrementaron sensiblemente durante el año pasado, pasando de 71,686 empleados directos a 88,777. Además, fruto del encadenamiento productivo que genera el sector, se ha creado diversos empleos indirectos. A 2016, los empleos directos e indirectos del sector ascendieron a 315,153 personas.

 

El Informe de Competitividad en Viajes y Turismo 2017

El Informe de Competitividad en Viajes y Turismo se ha elaborado desde el 2007 y actualizado cada dos años por el Foro Económico Mundial. Tiene por objetivo medir los distintos factores y políticas que permiten el desarrollo sostenible del sector turismo, el cual contribuye al desarrollo económico de los países.

En el informe se evalúan diversos elementos transversales a la industria turística, que tienen efecto directo o indirecto sobre la misma, y cuyo impacto se resume en un índice. Dicho índice está compuesto por 4 sub-índices y 14 pilares, los cuales se elaboraron para una muestra, que este año incluye a 136 países.  Los cuatro sub-índices y los pilares que los componen son:

 

·      Ambiente favorable para la inversión: hace referencia al marco legal regulatorio necesario para operar en un país:

o   Ambiente de negocios;
o   Seguridad y protección;
o   Salud e higiene;
o   Infraestructura de la tecnología de la información y comunicaciones; y,
o   Recursos humanos y mercado laboral;

·      Políticas y condiciones favorables para el turismo y viajes: hace referencia a la existencia de políticas y/o estrategias específicas que impactan de manera directa la industria turística y de viajes:

o   Priorización del turismo (y los viajes);
o   Apertura internacional;
o   Competitividad de los precios en la industria turística; y,
o   Sostenibilidad ambiental;

·      Infraestructura: hace referencia a la existencia y la calidad física de la infraestructura de cada país:

o   Infraestructura de transporte aéreo;
o   Infraestructura terrestre; y,
o   Infraestructura turística;

·      Recursos naturales y culturales: hace referencia a los atractivos que tiene cada país para incentivar a los turistas a visitarlo:

o   Recursos naturales; y,
o   Recursos culturales y viajes de negocio;

Los puntajes que se obtienen en cada subíndice se promedian para obtener el Índice de Competitividad de Viajes y Turismo.

 

Los resultados de este años establecen que España es el país con el sector turístico más competitivo, logrando un puntaje de 5.46 sobre 7. Fue seguido por Francia (5.32), Alemania (5.28), Japón (5.26) y el Reino Unido (5.20). Por otro lado, la región de América Latina y el Caribe, es liderada por México (4.5 y posición 22°) que fue seguido por Brasil (4.5 y posición 27°), Panamá (4.4 y posición 35), Costa Rica (4.1 y posición 38°) y Chile (4.1 y posición 48). Como se puede observar, la República Dominicana quedó muy alejado de los líderes de la región al ocupar la posición 76 dentro del índice y la posición 13 de los 20 países incluidos para la región de América Latina y el Caribe.

En la edición 2017 de este índice, señalan la situación de ciertos países del Medio Oriente y el norte de África en donde afirman que a pesar de que estos destinos son competitivos en cuanto a precio y que muchos han construido industrias significativas de turismo en año recientes, como es el caso de los Emiratos Árabes Unidos, muchos experimentan retos importantes con respecto a la seguridad ciudadana. Éstos se relacionan, mayormente, a terrorismo e inestabilidad política más que a delitos y violencia, y han causado que algunos países de esa región experimenten reducciones en la llegada de turistas a sus países; incluso, cuando las zonas turísticas están apartados. En este sentido, se deduce que fruto de las inestabilidades experimentadas en los países del Medio Oriente, los turistas han buscado nuevos destinos alternativos, pudiendo favorecer la llegada de los mismos al Caribe y al resto del Continente Americano.

 

La posición de la República Dominicana dentro del turismo mundial

Respecto a la versión anterior del informe, la República Dominicana incrementó ligeramente su punta al pasar de 3.5 en 2015 a 3.6 en 2017, de un puntaje máximo de 7. En cuanto a posición, parecería que el país mejoró 5 posiciones dentro del índice, al pasar del 81° lugar en 2015 al 76° en 2017. Sin embargo, esta mejoría de 5 lugares debió a la exclusión de 5 países de los cálculos en esta edición del índice: mientras en 2015 se incluyeron 141 países, en 2017 sólo se incluyeron 136.

Como se puede observar en la Gráfica No. 2, la República Dominicana todavía presenta retos importantes en el sub-índice de Ambiente Favorable para la Inversión, dado que ocupa la 99° posición; los pilares de Clima de Negocios, Seguridad y Protección, y Recursos Humanos y Mercado Laboral sobresalen. Es resaltable que aunque obtuvo un puntaje de 4.3 en Ambiente Favorable para la Inversión, la posición del país es relativamente débil, lo que implica que este subíndice es muy competitivo y que los demás países evaluados tienen mejor desempeño. En Políticas y Condiciones Favorables para el sector, en la 65° posición, el país se ubica en el rango medio del listado de países. Mientras que en el subíndice sobre Recursos Naturales y Culturales, el país se ubica en la 80° posición. De los 4 sub-índice, en el que mejor posicionado está la República Dominicana es en el Infraestructura, ocupando el 62° en el mismo y con un pilar de infraestructura turística que ocupa la posición 51°.

En la Tabla No. 1 se muestran la calificación y posición que ocupa la República Dominicana dentro del índice, así como los subíndices y los pilares que lo componen. Más adelante, se comentaran los resultados más destacables del país en el índice. 

 

Desempeño dominicano en Ambiente Favorable para la Inversión

El ambiente para la inversión es fundamental para cualquier industria, no solo la turística. Del mismo modo, de este ambiente depende el éxito de las inversiones que ya han madurado y cuán atractivo es hacer nuevas inversiones dentro del país. Según los resultados del índice, este es un apartado en el cual el se debe tomar medidas y aplicar reformas que mejoren el Ambiente Favorable para la Inversión del país.

Dentro de los componentes de este subíndice[1] a mejorar, destaca el clima de negocio del país (posición 100 de 136), los altos costos para abrir un negocio en el país (posición 97), la tasa de impuesto total que grava las rentas de las empresas (posición 87) y la eficiencia del sistema legal para resolver disputas (posición 110).

Otros elementos que penalizan a los negocios en el país competen a la Seguridad y Protección. Según el índice, estos elementos son: los costos para las empresas que representa el crimen y la violencia (posición 120), la baja confiabilidad de los servicios policiales (posición 131) y las altas tasas de homicidios (posición 125).

En cuanto a la infraestructura de la tecnología de la información y las comunicaciones, el país se situó en el lugar 107. El principal problema que enfrenta el país en dicha variable, es la calidad de la oferta eléctrica, donde ocupa el lugar 122. Esta posición se explica porque a pesar de que una importante proporción de los hoteles del país están en la zona de concesión de CEPM[2], aislados de los principales problemas del sector eléctrico dominicano, los demás hoteles situados fuera de esa zona se enfrentan a los diversos problemas del sector eléctrico que todos conocemos.

En otro de los componente del subíndice, los Recursos Humanos y el Mercado Laboral también se colocan en una situación poco favorable para el país, la número 107 de la muestra de 136 países. Los principales problemas que enfrenta el país son: las practicas de contratación y despido (posición 105), la paga y productividad (posición 122) y la facilidad (o dificultad) de contratar trabajadores calificados (posición 82).

 

Desempeño dominicano en políticas y condiciones favorables para el turismo y los viajes

Como complemento del ambiente favorable para la inversión se encuentran la prioridad que ha trazado el Estado dominicano con inversiones, publicidad y ciertas políticas públicas dirigidas a apuntalar la industria del turismo en un país.

En la priorización de los viajes y turismo, el país se encuentra en la 7 posición de la muestra, una muy buena posición. Destaca que, como porcentaje del presupuesto público, la República Dominica la 1° posición. Sin embargo, muestra ciertas debilidades en la estrategia de marketing de la marca país, al posicionarse en el lugar 92. A pesar de que durante los últimos años el gasto público en el sector turístico se ha incrementado, es preciso tener en cuenta que mayores niveles de gasto e inversión pública en el sector no implican en sí mismos una mejoría en la competitividad de la industria turística.

Otro elemento a tomar en cuenta en el ámbito de las políticas son los impuestos cobrados al sector, específicamente, a los propios turistas. En el informe se muestra que los altos impuestos a lo tickets aéreos y los cargos en los aeropuertos estarían quitando competitividad-precio a la industria turística nacional, posicionando al país en el lugar 124 en dicha variable.   

 

Desempeño dominicano en Infraestructura

Las obras de infraestructura, dígase carreteras, puertos y aeropuertos, entre otros, son indispensables para las operaciones de la industria turística. El desarrollo de un sector siempre es más tedioso si las infraestructuras necesarias para operar son de baja calidad y confiabilidad, o si, de plano, no existen.

En términos de infraestructura terrestre y portuaria, el país muestra una moderada calidad en ambas, posicionándose en el 46° en calidad de la infraestructura portuaria y 53° en la calidad de las carreteras. Los principales problemas están en la eficiencia del transporte (posición 78) y la densidad de carreteras pavimentadas respecto al territorio (posición 73°).

Los principales obstáculos para la competitividad de la infraestructura de transporte aéreo parece ser la baja salida de aviones, que nos posiciona en el lugar 124, y la baja disponibilidad de asientos disponibles por kilómetros para vuelos domésticos, que nos coloca en el lugar 105.

En la infraestructura de servicios turísticos, un tipo de infraestructura fundamental para la industria, el país se posiciona de manera sobresaliente, obteniendo el 13° lugar en el indicador de calidad de la infraestructura turística.

 

Desempeño dominicano en Recursos Naturales y Culturales

Los elementos que componen este subíndice, a nuestro parecer, no representan una distinción objetiva en los distintos recursos naturales y culturales de cada país. Por ejemplo, se da mucho peso a la cantidad de herencias culturales del mundo, la cantidad de estadios deportivos y a la cantidad de áreas protegidas.

Entre los puntos es destacable que República Dominicana se encuentra en la 5° posición en activos naturales atractivos. Además, este subíndice toma en cuenta factores como la demanda digital del turismo nacional y de los entretenimientos culturales, en donde República Dominicana se encuentra en la posición 26° y 12°, respectivamente.

Sin embargo, presenta calificaciones cercanas a 0 en el número de expresiones orales e intangibles provenientes de la descendencia cultural, y el número de localidades de herencia mundial tanto cultura como natural. Otros países de la región, como México, tienen una ventaja comparativa por sus dotaciones culturales, por lo que tienen una puntuación mucho mayor al registrado por República Dominicana. Debido a esta desventaja, el subíndice de Recursos Naturales y Culturales es el de menor calificación respecto a los otros subíndices que se toman en cuenta para clasificar la competitividad del sector turístico y de viajes.

 

Evolución en el índice de turismo: 2007-2017

Respecto al 2015, el país ha mejorado ligeramente su puntaje en el índice, pasando de un 3.5 a 3.6 en 2017, pero aun no recupera la puntuación que tuvo en el 2007, 4.3 sobre 7. Este comportamiento, junto al hecho de que el país vaya perdiendo posiciones con cada nueva edición del informe, podrían estar implicando dos cosas: 1) los demás países están mejorando más rápidamente su industria turística; y, 2) en la República Dominicana todavía existen obstáculos que dificultan que el sector alcance los niveles de competitividad que tienen los países con mejor puntuación del índice, a pesar del consenso existente sobre la importancia de dicho sector y la necesidad de asegurar su desarrollo y sostenibilidad a futuro.

 

 

El comportamiento del país en el índice se ha visto afectado por el cambio en la metodología del índice a partir del 2015, en donde claramente se ve el mayor decrecimiento de la puntuación de República Dominicana. Uno de los cambios metodológicos introducidos en el 2015 elevó la importancia de los recursos naturales y sociales al separar este subíndice de otros pilares que anteriormente lo acompañaban, tales como los recursos humanos y la afinidad para turismo y viajes, y como podemos apreciar en la Gráfica No. 2, la puntuación de República Dominicana en el subíndice de Recursos Naturales y Culturales es la menor dentro de los cuatro subíndices, ocasionando que la puntuación en general disminuya.

A pesar de que anteriormente existían los mismos pilares, la ponderación que cada uno recibía era diferente debido a que el índice solo estaba compuesto por tres subíndices, y en la actualidad, está compuesto por cuatro subíndices al separar los recursos naturales y culturales, entre otros cambios. Según el estudio del Foro Económico Mundial, esta decisión se justifica debido a que la descendencia cultural y natural hoy en día constituye una de las razones principales para visitar un país, a parte del clima de negocio o por razones personales. Algunos países tienen dotaciones más ricas que otros, pero otros son mejores en promocionar y proteger las que tienen aunque no sean muchas. Ese factor merecía ser más tomado en cuenta a la hora de medir la competitividad del turismo de los diversos países.

 

Comparación regional

Debido a la localización geográfica de la República Dominicana, sus competidores directos se encuentran en la región de América Latina y el Caribe. Por tanto, es pertinente comparar el país con sus pares regionales. En la región, la tendencia es que, en promedio, los países han perdido competitividad. El comportamiento de los puntajes del índice muestra que los países fuera de América Latina y el Caribe han mejorado la competitividad del sector más rápidamente, mientras que los de la región se han estancado en términos relativos o mejoraron muy poco.

En promedio, los países de la región que aumentaron su posición a nivel mundial mejoraron en cuatro posiciones para la edición 2017 del índice, mientras que los países que empeoraron su ranking decrecieron en siete posiciones. De los 21 países de la región incluidos en la publicación, 6 empeoraron su posición respecto la edición de 2015 del informe, siendo estos: Panamá (-1 retrocedió una posición), Barbados (-12),  Trinidad y Tobago (-4), Uruguay (-4), Guatemala (-6), y El Salvador (-14).

En comparación a América Latina y el Caribe, República Dominicana, respecto al índice del 2015, mejoró dos posiciones en el ranking. Como se puede observar en la Gráfica No. 4, República Dominicana se encuentra en la posición No. 13, por debajo de la puntuación promedio de la región, mientras que en la versión de 2015 estuvo en la posición 11.

 

 

Ingresos totales, per cápita y por turista

 

Además de la posición en el índice, es pertinente observar los ingresos que obtiene la industria turística de los países de América Latina y el Caribe. Se mostrarán los ingresos totales, para conocer la magnitud de la industria en cada país; los ingresos per cápita, como un indicador ajustado que permite comparar la incidencia del sector entre países; y, el ingreso promedio por turista, que puede utilizarse para determinar cuanto obtiene, en promedio, un país por cada turista que lo visita. 

Ingresos totales

Como se observa en la Gráfica No. 5, para el año 2015 México fue el país con mayores ingresos por turismo, con un total de USD$18,729.0, seguido de Brasil que registró un monto de USD$6,254.0. En cuanto a República Dominicana, para este año fue el tercer país con mayores ingresos por turismos, registrando tan solo USD$136.0 millones menos que Brasil.

Se debe tener en cuenta que no necesariamente unos altos ingresos por turismo indican una alta competitividad en el sector turismo debido a que hay otros criterios y medidas que influencian la calificación obtenida. Aunque el anterior sí es el caso de México y Brasil, que se encuentran posicionados en primer y segundo lugar en los ingresos totales por turismo y en la puntuación del índice, no es el de la República Dominicana, que obtuvo la posición regional No. 17 para el 2017, y los otros países incluidos en el índice. 

Ingresos per cápita

 

La República Dominicana es el cuarto país de la región con mayores ingresos por turismo per cápita (por habitante), con US$581.10 por persona durante 2015. Las primeros tres lugares en la región fueron: Panamá con US$1,513.56 por habitante, Jamaica con US$859.55 y Costa Rica con US$706.34. A pesar de que Panamá y la República Dominicana tienen ingresos por turismo parecidos, Panamá obtiene mayores ingresos per cápita que la República Dominicana debido a 1) una menor población y 2) unos mayores ingreso promedio por turista, como se muestra en la próxima gráfica.

 

Ingresos promedio por turista

En cuanto a los ingresos por turista en América Latina, Panamá es el país que más ingresos obtuvo registrando USD$2,818.5 por turista, seguido de Colombia con USD$1,763.3 por turista. En la Gráfica No. 6, se puede observar que República Dominicana se encuentra en el quinto lugar de ingresos por turistas en América Latina. Nuevamente, destacan los altos ingresos per cápita de Panamá frente a los de la República Dominicana, aunque ambos tienen ingreso totales por turismo similares.

 

Conclusión

Aprovechando las ventajas con que cuenta el país, en términos de su localización geográfica y su dotación de recursos naturales, la República Dominicana ha desarrollado una industria turística que ha mostrado un gran dinamismo durante las últimas cuatro décadas. El sector se ha posicionado como uno de los principales en generación de divisas, de empleos y actividad económica.

A pesar del dinamismo del sector, como refleja el índice, el clima para las inversiones es desfavorable si se lo compara con otros países de la región y el mundo. Debilidades en cuanto a la seguridad jurídica y altos costos de permisología estarían perjudicando la creación de nuevas inversiones y la expansión de las ya existentes. Se debe garantizar un marco institucional eficiente que proteja los derechos de propiedad y propicie el trabajo, el ahorro y la inversión.

En términos de competitividad-precio del sector, aunque existen ciertas exoneraciones de impuestos para la inversión y la operación de hoteles, se aplican algunos costos impositivos adicionales a los turistas como: el ITBIS que pagan extranjeros y nacionales (el tercero más alto de la región), los impuestos y tarifas a boletos aéreos, y los impuestos selectivos a los seguros y a bienes requeridos los procesos productivos (electrodomésticos, alfombras, cubiertería, etc) y el impuesto selectivo a las telecomunicaciones.

Para apuntalar la competitividad y el crecimiento económico se requieren mejoras en el clima de negocios, lo que debe ser una prioridad desde el punto de vista institucional y de políticas públicas. Mayor gasto público en el sector turístico, como ha ocurrido en los últimos años, no necesariamente garantiza  un mejor desempeño de la industria turística. La República Dominicana necesita impulsar reformas estructurales a nivel político, jurídico y económico que brinden confianza y certidumbre sobre el futuro, que a la vez soporten la seguridad jurídica necesaria.

 

 

 


[1] En este y los demás subíndices, se tratan tanto los pilares de cada uno como las variables que componen cada pilar. Estas variables tratan aspectos más específicos de cada pilar.

[2] Las siglas corresponden al Consorcio Energético Punta Cana-Macao, una empresa privada que genera, transmite y distribuye energía eléctrica en la zona de Bávaro y Punta Cana bajo concesión pública.

 

Autores: 
Juan Rojas y Paula Mella bonilla
 
 

Menú principal

© CREES 2015, Todos los derechos reservados. Av. Sarasota # 18 Edificio Pedro Rodríguez Villacañas, 3er Piso. Santo Domingo, República DominicanaDentsu Dominicana