Menú principal

Martes, 16 Enero 2018

Follow us

El mercado de valores en la República Dominicana crece, pero con pocos emisores

Autor: Juan René Rojas Rodríguez

Fecha: 14 de diciembre del 2017

 

En la República Dominicana existe un mercado de valores desde hace varias décadas; sus inicios datan de finales de los años 80. Sin embargo, su desarrollo y expansión tardó varios años. Es hasta finales de los años 90 y principios del 2000, cuando se establecen las regulaciones al sector y se constituye la Bolsa de Valores de la República Dominicana (BVRD).

En general, los mercados de valores contribuyen a mejorar la eficiencia con la que se asignan los recursos en una economía. Su importancia reside en ayudar a dirigir parte del ahorro de la economía hacia actividades productivas como, por ejemplo, proyectos de inversión o financiar las operaciones de empresas ya existentes, entre otros. En otras palabras, facilitan a las empresas obtener recursos para financiar sus operaciones y/o inversiones, con los recursos que no serán consumidos inmediatamente por las personas y por otras empresas.

 

El mercado de valores local, 2011-2016

En los últimos años, el mercado de valores local se ha mantenido en expansión, en términos de los valores transados en la BVRD. Entre 2011 y 2016, años para los cuales la BVRD dispone de estadísticas, se transaron RD$626,651 millones, equivalentes al 3.7% del PIB, entre el mercado primario, cuando se emiten por primera vez los valores, y el secundario, cuando son intercambiados los valores. La mayor parte de los valores tranzados en la BVRD durante el período mostrado fueron títulos de renta fija, es decir, bonos de corto y largo plazo, emitidos por el Estado dominicano. Esto quiere decir que existe poca diversificación o variedad en cuanto a los tipos de instrumentos utilizados en la República Dominicana, y una alta concentración en un solo emisor: el Estado Dominicano.

 

 

La ausencia de algunos reglamentos y/o normativas generales que regulen el proceso de emisión de otros tipos de instrumentos en la bolsa de valores limita el crecimiento del mercado bursátil[1]. Solo el 12% de los valores transados correspondiendo el a emisiones de bonos del sector privado, durante el período mostrado. Más del 88% de los valores transados en la BVRD correspondieron a emisiones e intercambios de títulos de deuda pública, ya fuesen del Banco Central de la República Dominicana (BCRD) o del Ministerio de Hacienda (MH). Durante el 2016, el 45.1% de los valores transados fueron emitidos originalmente por el BCRD, el 36% por el MH y el restante 18.9% por el sector privado.

 

 

Resalta entonces, que el mayor emisor y beneficiario del mercado de valores, como mecanismo para obtener financiamiento, es el sector público dominicana. En consecuencia, los recursos disponibles para invertir que podrían ser utilizados para financiar actividades productivas que generen más bienes y servicios en la República Dominicana se están utilizando, principalmente, para financiar los déficits fiscales y cuasificales, del Gobierno Central y del Banco Central, respectivamente.

 

El papel de los fondos de pensiones en el desarrollo del mercado de valores local

La entrada en funcionamiento del sistema de pensiones de capitalización individual en la República Dominicana, a finales del 2003, contribuyó en gran medida al desarrollo y expansión de mercado de valores local. Básicamente, el nuevo sistema de prensiones representó un incremento en los recursos disponibles para ser invertidos dentro del mercado de valores.

Al estar basado en un esquema de ahorro individual, donde empleadores y empleados contribuyen mensualmente en la cuenta de capitalización individual del empleado, se generan fondos para financiar sus pensiones, los cuales se invierten para garantizar un retorno sobre los mismos. Desde finales de 2003, las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en la República Dominicana se han encargado de invertir estos fondos de los trabajadores, utilizando la BVRD como un mecanismo para facilitar la colocación de los ahorros.

 

 

A pesar del crecimiento experimentado por el mercado de valores en cuanto a los montos transados, su escaso desarrollo en término de instrumentos emitidos y la escasa participación del sector privado como emisor, ha contribuido a la concentración de los fondos de pensiones en un solo emisor, tipo de instrumento y moneda. Al 30 de septiembre de 2017, más del 74% de los fondos de las cuentas de capitalización individual estaban invertidos directamente en títulos de deuda pública, emitidos por el Estado dominicano. De manera indirecta, este porcentaje supera el 74% mencionado, ya que parte de los recursos invertidos en instituciones financieras (20.9%) son reinvertidos nuevamente en títulos estatales.

 

Conclusión

El mercado de valores de la República Dominicana se ha mantenido en expansión durante los últimos seis años, al menos en términos de valores transados. Sin embargo, este crecimiento se ha centrado en la emisión de bonos únicamente, la mayoría emitidos originalmente por algún organismo estatal, por lo que los recursos transados dentro de la BVRD no se está traduciendo en financiamiento directo para actividades productivas locales.

En la actualidad, prácticamente solo se negocian bonos (instrumentos de renta fija) en la BVRD, y, en última instancia, un solo emisor concentra más del 80% de los valores transados: el Estado Dominicano, ya sea que fuesen emitidos por el Banco Central o Hacienda. Esto ha incidido en que la mayoría de los recursos disponibles para invertir se estén utilizando para financiar déficits fiscales y cuasifiscales, así como en la elevada concentración que presentan los ahorros de los trabajadores en los fondos de pensiones, que están invertidos en más de un 74% en estos bonos estatales.

Ante la situación descrita, es importante que la modificación a Ley 19-00 de reciente aprobación congresual sea acompañada de todos los reglamentos y normativas que se derivan de la misma. De igual forma, deben reducirse las trabas burocráticas que puedan existir para la expedita realización de nuevas emisiones de títulos. De ese modo, se facilitaría la participación del sector privado como emisor, con el propósito de financiar de manera más eficiente actividades productivas dentro de la economía, a la vez que sería posible la diversificación de la cartera de inversión de los fondos de pensiones de los trabajadores dominicanos.

 


[1] Soto, W. (2016). José Yude Michelén: No es posible que una empresa espere 90 días para emitir. El Dinero. Recuperado de https://www.eldinero.com.do/23450/jose-yude-michelen-no-es-posible-que-una-empresa-espere-90-dias-para-emitir/ el 9 de diciembre de 2016.

 

Autores: 
Juan René Rojas Rodríguez
 
 

Menú principal

© CREES 2015, Todos los derechos reservados. Av. Sarasota # 18 Edificio Pedro Rodríguez Villacañas, 3er Piso. Santo Domingo, República DominicanaDentsu Dominicana