CREES

Evolución de la deuda pública de la República Dominicana, a abril del 2023

En las gráficas que se presentan a continuación se puede apreciar la evolución de la deuda pública de la República Dominicana y sus componentes. Los gobiernos financian sus déficits fiscales con endeudamiento. Cuando se registra un resultado financiero negativo, es decir, cuando se genera un déficit fiscal porque se verificó un gasto público mayor comparado con los ingresos, los gobiernos asumen deuda pública para financiar ese déficit. Año tras año, para cubrir los déficits del Sector Público No Financiero (SPNF) y del Banco Central de la República Dominicana (BCRD), la deuda pública consolidada contratada ha ido en aumento.

A abril de 2023 la deuda pública consolidada de República Dominicana (incluyendo deuda intergubernamental) ascendió a US$74,282.6 millones, de los cuales US$54,721.2 millones correspondían a la deuda del SPNF y los restantes US$19,561.4 millones provenían de los pasivos del BCRD. Como porcentaje del PIB, la deuda del SPNF representó un 44.7% y la del BCRD representó un 16.0%; ubicando así la deuda pública consolidada en 60.7% del PIB en abril de 2023.

Si bien es común analizar la deuda como porcentaje del producto interno bruto, lo cierto es que la deuda no se paga con el PIB; la deuda se paga con los ingresos del gobierno por medio de las recaudaciones de los impuestos. Es por esta razón que entre los gráficos mostrados se encuentra la evolución del gasto en intereses como porcentaje de los ingresos tributarios (GIIT) de República Dominicana. El GIIT es un indicador que refleja la liquidez del gobierno para hacer frente a los compromisos de la deuda. Un incremento en el gasto en intereses, independientemente de la relación deuda/PIB, coloca a todo estado en una situación en la cual es más difícil hacer frente a sus compromisos financieros. A partir de los datos del presupuesto de 2023, el GIIT equivaldría a 26.3% para el año completo; en el primer cuatrimestre, el cociente se situó en 29.3%, lo que equivale a que 29 de cada 100 pesos se destinaron a intereses.

El costo de la deuda, y los riesgos que puede presentar en un entorno internacional de mayores costos de financiamiento, son elementos a tener en cuenta y realizar un proceso de consolidación fiscal. Ante cambios en la política monetaria, principalmente por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos, los costos de nuevas emisiones son superiores a los prevalecientes en años anteriores. Esto se refleja en el servicio de la deuda, a pesar de los esfuerzos recientes por abaratar este costo con reestructuraciones internacionales de pasivos llevadas a efecto por el gobierno. El impacto del entorno internacional en las finanzas públicas de la República Dominicana pone en evidencia la necesidad de iniciar de implementar un proceso de consolidación fiscal.

Tres elementos deberían ser los pilares sobre los cuales descanse la consolidación fiscal:

  1. El establecimiento de reglas fiscales que reduzcan el déficit y, en consecuencia, la deuda pública, mediante una Ley de Responsabilidad Fiscal,
  2. La implementación de una reforma tributaria que simplifique el código tributario, elimine los impuestos más distorsionadores, reduzca las tasas de los existentes y amplíe sus bases; y
  3. Reformas estructurales que permitan incrementar la productividad promedio en la economía y eleven los ingresos de los ciudadanos.

Descarga aquí:

Vistas Totales 1,873 , Vistas Hoy 2 

Compartir en Redes Sociales